domingo, 26 de julio de 2009

El Bala

- Joder, tío, joder, me han cazado, esos cabrones ya han matado a Sanchez y ahora ya saben donde me escondo, joder, estoy bien jodido.

Que puto asco, ese cerdo suda a raudales, no se por qué se preocupa tanto, sabe tan bien como yo que está muerto haga lo que haga, quizás debería suicidarse para ahorrar trámites.

- Joder, joder, joder. Pedro, no se qué hacer, ayúdame joder.

Ha venido a mi casa a pedirme ayuda, pobre loco de mierda, huye del lobo y viene a buscar al cazador.

- ¿Qué puedes ofrecerme?

- Ya sabes que el negocio ha ido bien hasta que Sanchez la cagó, así que tengo mucho dinero para pagarte por tu ayuda.

- Deja de pedirme ayuda. Mira chaval, estás de mierda hasta el cuello y yo no voy a ayudarte, es puro trabajo, así que deja de llamarlo ayuda y deja de gritar joder, aprende a hablar como una señorita y cálmate.

- Pedro, no me pidas que me calme, joder, esos cabrones me están buscando y van a matarme, necesito que me ayudes, joder.

Me levanté de la silla y le pegué un tiro en una rodilla.

- Te dije que te calmaras, que hablaras como una señorita, que dejaras de llamarlo ayuda y que no gritaras joder. ¿Estás sordo o solo eres subnormal? Recurres al tipo más peligroso de toda la ciudad para que te salve el pescuezo y no haces caso de las normas que impone en su propia casa... Creo que ya se por qué quieren matarte esos chicanos.

- Mira Pedro, lo siento, estoy nervioso, ¿vale? Han matado a Sanchez y tú me has pegado un tiro en la pierna, no me pidas que me calme después de eso.

- Voy a pedirte lo que me salga de los cojones, has venido a pedirme un favor y ahora estarás en deuda conmigo, así que cierra esa boca de mierda y no te muevas de aquí. Voy a dejarte con Ricardo mientras salgo a hablar con unos tipos, él te curará el rasguñito que te he hecho en la rodilla. ¡Ricardo! Ocupáte de este caballero, ya sabes como van las cosas. Cuando regrese veremos que podemos hacer con tu asuntillo con los chicanos.

- De acuerdo, Pedro.

Salgo por la puerta, busco un cigarrillo, siempre se me olvida que ya no fumo. Es fácil adivinar lo que va a pasar, Ricardo le vendará la pierna después de extraer la bala, es todo un experto, luego irá a por la pasta de ese cabrón y saldrá de allí antes de que esos chicanos llenen los tabiques de plomo. Méndez debió informarse antes de venir a pedirme ayuda, así sabría que ahora trabajo con los chicanos.

***

Mi nombre es Pedro, mis apellidos son "El Bala". Me tienen considerado como el tipo más peligroso de toda la ciudad o lo que es lo mismo, soy el tío que mas veces ha ganado apuestas que empezaban con la frase "A que no tienes huevos a...", hasta la policía prefiere trabajar a veces conmigo antes que intentar arrestarme. Todo este respeto me ha permitido contar con el apoyo de algunos buenos hombres y hacer negocios por toda la ciudad, solo hay una ley no escrita, si me hinchas las pelotas te meto un balazo, es simple, pero en esta ciudad hay mucho gilipollas suelto.

Yo nací en España, pero mis padres eran mexicanos, por eso mi piel es morena y curtida. Mis tatuajes son los souvenirs que me traje de la cárcel, mi bigote mexicano es todo lo que queda de mi padre y mi mirada es todo lo que queda de mi madre. Unos negros los mataron y yo me vengué, así entre en este mundillo. Comencé trabajando para unos rusos entre los que se encontraba el recientemente fallecido Boris Mediavenko, su muerte inició la guerra...

3 comentarios:

Raquel dijo...

esto va a seguir o es todo??

Cuco dijo...

mola 1 caxete, no lo leerás hasta mañana, pero sabrás que el cubata no cae hoy xD

Loren dijo...

Me gusta, buen juego, sí. Seguiré leyendo por aquí, que soy demasiado dejado, ya sabes que a veces soy muy poco gran ganga.