jueves, 26 de febrero de 2009

Fuerza de lo efímero I

La importancia de las cosas pequeñas, un punto (.) tiene el poder para frenar cientos y cientos de letras que vienen detrás de él, sin embargo a una coma (,) que es más grande, se le escapan muchas letras. Un punto (.) es más robusto que una coma (,), pero al poner puntos seguidos podemos poner hasta tres sin que pase nada (:) (...) ahora, si ponemos si quiera dos comas seguidas (,,) el texto se destruye. Esto es sólo un ejemplo de la fuerza de lo efímero, un punto (.) es pequeño pero robusto y contundente, es una pausa larga en el texto, a veces final de este, la coma (,) es más grande, poco más, delgada y efímera y sin embargo puede destruir un texto con la ayuda de sólo una más, pero la gracia está en el equilibrio, las comas asumen su papel y los puntos el suyo, así todo es perfecto.

Pues esta pequeña teoría es aplicable a la vida en muchas facetas, a veces algo es aparentemente muy fuerte pero bastan un par de sutiles casualidades para desmoronarlo (poner más de tres puntos o dos comas seguidas), entonces, podemos decir que la clave es un equilibrio y una ayuda mutua de las distintas partes del texto, las letras se distribuyen en palabras para ahorrarle trabajo a comas y puntos, todo es un entramado casi perfecto en el que lo que más importancia tiene son las cosas efímeras ya que son las que tienen el mayor poder destructivo.




.,



lunes, 23 de febrero de 2009

Embrujada

Después del grato momento del otro día en la cocina con mi madre en el que ella se puso a cantar esta canción, que menos que ponerla en el blog.


jueves, 19 de febrero de 2009

Divagar III

La bola de nieve era pequeña, estaba hecha sólo para arrastrarles a ellos, a nadie más, pero el leve empujón torció su trayectoria e hizo una montaña de un grano de nieve, devastando aquello que se quiso salvar al crearla, quemando con el hielo tratando de cicatrizar heridas aún por hacer, haciéndole favores al Sol para vivir más, atrincherando al calor que antes, de puro, mataba, guardando para sí los excrementos de bocas vacías de veracidad, violando ese paso del tiempo ignífugo, reflejado en papeles añejos de color amarillento donde yacen lágrimas de cien muertos de pena, allí donde el horizonte es tan sólo una oblea que puede pegarse al paladar del cielo, consumiendo su propia hambre intrínseca, ansiada de eternidad, de lo etéreo, de lo opaco.

Sólo queda morir, a veces pienso que llevo cien años levantándome así y realmente aún no me he dormido, cualquiera diría que floto en la inmensidad de un mar que cabe en una pecera, que la pecera es mi cráneo y que mi mar eres tú, que piso el suelo descalzo y el barro deja huellas en mis pies, que mis brazos se tornan libido de acero y que me fundo con el fuego que emanas, lástima de esa bola de nieve, debí haberte matado cuando pude pese a ser inmortal, tal vez todo sea una farsa propia del vodevil, tal vez todo sea una farsa de la propia realidad, tal vez todo sea algo que no es, tal vez todo sea tal vez.

En fin, brotan surcos de pegamento que adhieren mil cosas a mil cosas más y así el mundo, como la bola de nieve, destruye, pero como no le queda otra, crea y es hermoso cuando crea, la lluvia es mi forma de agradecerle que recicle la basura que nos queda, las miradas son la forma de esconder sus imperfecciones y la sonrisa un pago. Dame de eso por favor, déjame intoxicarme contigo, necesito una sobredosis de eso, soy toxicómano. Muerte romántica, enamorada de Bécquer y de Shakespeare, quise que me amaras pero hoy no quiero, que te den por culo.


martes, 17 de febrero de 2009

Nada

Paradójico, ¿verdad?

viernes, 13 de febrero de 2009

VICTORIA Y SOLEDAD

Me arrastraba sobre mi sangre, como si yo mismo fuera un gusano que iba a comerse la putrefacta carne de mi propio cadáver. El instinto de supervivencia aflora cuando menos se lo espera uno, me veo aquí, tratando de ocultarme para seguir disparando cuando ni siquiera puedo mover mis piernas y dejo un rastro de sangre tan evidente que es imposible que me oculte en ningún sitio, en fin, estamos hechos así.

Por fortuna aún no me ha visto, hay alguna mínima posibilidad de huir, sigo arrastrándome, deseando que no aparezca ninguna rata al olor de la sangre y la carne desgarrada, un efecto secundario del instinto de supervivencia es el olvidar cosas evidentes, el cerebro actúa tan deprisa que no tiene tiempo para cosas obvias, mierda, no se me había ocurrido pensar que en los callejones también suele haber gatos rebuscando en la basura. Lo veo moverse altivo, desafiante, estudiando la situación con tal cautela y precisión que apostaría a que su cerebro es un reloj suizo, se abalanza sobre mí y tengo el tiempo justo para disparar, que decepción, en su cabeza no había engranajes ni ruedecillas de reloj, sólo una masa que ahora está esparcida por el suelo junto a mí. De nuevo el efecto secundario, que imbécil soy, sólo a mi se me ocurre tratar de esconderme haciendo un ruido del demonio con una pistola. ¡Mierda, ahí está!

Termino de hacer limpieza en el almacén, cuento las balas que me quedan y los cadáveres, es imposible que haya fallado un tiro, alguna rata debe haber escapado. Parece que tengo razón, un reguero de sangre corre despavorido hacia la puerta, por la cantidad de sangre que hay, debo darme prisa si no quiero que se muera antes de que pueda matarle yo. Enciendo un cigarro, aspiro brutalmente y lleno mis pulmones con ese incienso sacrílego, disfrutando de un panorama en blanco y negro solo roto por un rojo riachuelo de sangre que huye por delante de mi. Otra calada más, la niebla sale de mi boca para materializarse frente a mi como un sinuoso dragón chino, de repente, el reguero tuerce a la derecha tratando de despistarme, el majestuoso silencio de la noche se ve sesgado por un tiro y el maullido de un gato, hay que ser muy subnormal para tratar de esconderse dando tiros y sangrando de esa manera. Tiro el cigarro, ya consumido y ahogado en mis penas y tuerzo la esquina, allí tirado en mitad del callejón está ese hijo de puta y a su lado hay lo que parecen ser los restos de un gato al que le han volado la cabeza, es repugnante ver a ese cabrón retorcerse con sus piernas inmóviles, huir solo prolonga la agonía. Parece que por fin me ha visto, trata de apuntar, sigo avanzando, dejo que dispare, mis cálculos son exactos y falla, me paro, me quito el sombrero, lo lanzo al aire, dejo que vuelva a disparar, tal como pensaba, el vuelo del sombrero le distrae y le hace volver a fallar, le pego un tiro, su mano recibe el impacto y se destroza igual que una piñata, no podía permitirle otra oportunidad para disparar, me acerco hacia él entre sus alaridos y examino sus piernas, no había fallado el tiro, sus piernas estaban llenas de perdigones de plomo, es el destino el que me hace tener que ser sádico, todos los demás han muerto de un tiro, ¿por qué a este tengo que joderle las piernas y volarle una mano? Sus lloriqueos y sus súplicas me asquean, le obligo a mirarme y a callarse, obedece acobardado y pide clemencia, la tendrá, un tiro seco en la frente, con el cañón muy cerca, es toda la clemencia que puedo ofrecerle. Dejo la escopeta a su lado, no era mía y enciendo otro cigarro, el último de ese paquete, el último en mi largo camino hacia un hogar redentor.

martes, 3 de febrero de 2009

Una pareja de pingüinos "gays", castigada en un zoo chino por robar un huevo

Así es amigos, miraba esta mañana las noticias de cadena ser en internet y me he encontrado esta curiosa noticia:

Una pareja de pingüinos "gays", castigada en un zoo chino por robar un huevo

Los cuidadores los aislan porque temen que uno de los huevos acabe por romperse y arriesgue un proceso reproductivo que es complejo en esta especie

EFE 29-11-2008

Dos pingüinos machos que han formado pareja, algo relativamente común en estos animales, han sido separados del resto de ejemplares de su especie en un zoo de Harbin (noreste de China). Ambos intentaron robar en varias ocasiones huevos de otras parejas, según fuentes del parque zoológico. Los cuidadores han decidido aislarlos para evitar que, en el trajín del robo, uno de los huevos acabe por romperse y arriesgue un proceso reproductivo que es complejo de por sí.

"Se trata de una pareja que ha intentado robar huevos de otras, algo que fue descubierto por un cuidador, y se ha decidido encerrarles en otro recinto", ha señalado una de las portavoces del zoo, Cheng Yang.

La pareja "gay" forma parte de un grupo de 17 pingüinos que China trajo de la Antártida en 2005, y que al parecer se han adaptado bastante bien a las condiciones de Harbin, donde en invierno se pueden llegar a alcanzar temperaturas de hasta 40 grados bajo cero.

El pasado año, tras muchos intentos fallidos -incluso en libertad, sólo del 20% de los huevos acaban en polluelos- el zoo de Harbin logró que naciera un ejemplar, que fue bautizado con el nombre de "Manbo" y se ha convertido en la mascota de la ciudad.

Este año, las hembras han puesto tres huevos, por lo que las esperanzas de que el grupo vuelva a tener descendencia han regresado, pero el intento de robo ha traído turbulencias al proceso.

Hábitos de vida

Los pingüinos machos suelen ser los encargados de incubar el huevo unos 35 días después de que éste es puesto por la hembra, y según la portavoz del zoo hay un 70% de posibilidades de que durante el largo proceso se rompa el huevo.

Los pingüinos suelen ser animales fieles, que mantienen la misma pareja durante toda su vida, por lo que los cuidadores del zoo han decidido mantener juntos a los dos machos.


domingo, 1 de febrero de 2009

Mr. Jat

Señoras y señores he encontrado a un rapero digno de compararse al "Alcalde del Verso" (recordadlo). Este nuevo ídolo de masas se llama Mr. Jat y es mejicano, en esta canción nos expresa su dolor por una traición reciente. Disfrutad con la calidad, el flow y la asombrosa velocidad de Mr. Jat, "El Mariachi del Verso".