viernes, 19 de noviembre de 2010

"El Intocable"

Hay un rumor extranjero que trae nuevas de viejos amores modernos cuyos detalles están grabados en madera de una forma indescifrable y tenuemente perdurable. Ahí se cuentan las andanzas de "El Intocable", alguien a quien ya nadie conoce pero del que alguien habla cuando nadie escucha. Su historia conocida está compuesta de millones de retazos, como un caleidoscopio gigante, pequeñas lentejuelas brillantes, cada una con algo que contar, aunque sólo quienes allí las dejaron saben a ciencia cierta ese algo.

Allá por el año 1942, "El Intocable" se enamoró de Sara Tancredi, una pelirroja con el pelo del color de Italia, de donde era oriundo su anterior amor: Pipo, que resultó ser de una sola opción sexual, cosas de fetos y gametos. Por desgracia, Sara Tancredi le abandonó por culpa de un nuevo hombre antiguo, Michael Sorela, que hizo su aparición estelar en torno a 500 ó 600 meses después. Sara Tancredi, desolada por su fracaso matrimonial, pidió ayuda a su amiga Luza, que habitaba un cuadrado perfectamente delineado en el centro de un pinar al que se llegaba por un sendero con curvas de hasta 400 o 2000 grados.

Se cree que una tal Lola tomó parte activa de su vida y cobró más importancia que nadie en esta crónica, pero es algo que aún está por confirmar.

Muchos estudiosos han abandonado sus trabajos junto a las inscripciones, mecidos por la locura, aunque la mayoría los retoman durante unos años para acabar ocultándolos después de por vida.

No contaré más, en parte porque no sé y en parte porque no debo, sólo añadiré que todos tenemos dentro un "El Intocable" que bebe de Sara Tancredi y a veces se fía más de Pipo que de Lola. A todos nos ha sabido la boca a lágrimas de Michael Sorela y por eso hemos tenido que calmar a Luza y hacerle más caso a Lola, que al final es la que manda o estás muerto, la auténtica "Intocable".

domingo, 31 de octubre de 2010

CC Riders

Éramos chicos malos, chicos duros, tormentas de humo con lluvias de alcohol, camisas de flores, gafas oscuras para la noche y ojeras para el sol, cerrando bares que tenían la verja ya echada, abriendo piernas que juraron no volver a abrirse a un hijo puta, cosiendo el cuerpo y la cara de tíos mierda con aguja e hilo del tamaño de un puño. Nuestra vida de aventuras nocturnas pasaba a cámara lenta con movimientos veloces y estruendosas guitarras de bandas como los Tiki Phantoms. Ritmos lentos para vivir rápido, semicorcheas para follar lento.

Parecíamos la inspiración de Tarantino, sureños problemáticos que manejan el cotarro entre mil líos, tiros, puños, drogas, conversaciones inteligentes, pero nosotros siempre salíamos victoriosos. Hemos abordado licorerías, estancos y a esas tías tan macizas del cuarto. Hemos saltado muros huyendo de la policía, hemos reventado coches forzando cada uno de sus caballos hasta la extenuación. Hemos sido peligrosos y buenos invitadores. Hemos brindado una vez por cada litro del Nilo. Hemos sido amados y temidos hasta por nuestros padres.

Fuimos los mejores y en nuestro albúm personal lo seguimos siendo, pero ya ha pasado nuestro tiempo, hemos cogido nuestra harley y hemos corrido flanqueados por nubes de polvo del desierto hacia un horizonte conjunto pero por separado. Allá donde estéis, siempre que suene esa canción, brindaré por vosotros y por aquellos tiempos.

miércoles, 27 de octubre de 2010

Canciones de Blanqui 2

Buenas de nuevo amigos de esta sección. Una vez más mi madre alegra nuestra casa con sus cantinelas y esta vez os lo traigo por partida doble.

Primero, para abrir boca un poco de música klezmer festiva que mi madre interpreta:



Y luego un hit de ayer y de hoy del que toda la gente de mi generación y generaciones cercanas se acuerda de vez en cuando:



Sí, ya se que esto hace a mi madre sumar puntos para ser la mejor madre del mundo, pero no le hacen falta más puntos, hace mucho ya que es la mejor.

sábado, 9 de octubre de 2010

Cronofobia II

Sigo comiendo del tic tac acompasado, sigo teniendo la vida por cubierto y a tí por alimento.

Tiempo te odio, eres dócil y moldeable y férreo e inapelable. Eres dulcemente sobornable y sin embargo te han fijado para que te rompamos. Las agujas del reloj son espadas de Damocles que saben el momento exacto en el que abalanzarse sobre nuestra cabeza, a pesar de que a veces creamos escapar de ellas o acercarnos a ese instante a pasos agigantados. Tiempo nunca eres el mismo, eres caduco y eterno, distinto para todos y oficialmente igual para unos cuantos y otro cuantos. Te divides en ministerios dentro de los cerebros, en calendarios, en fuentes, en calles, en ciudades enteras, en las estrellas, en flores marchitas que reflorecen en la próxima temporada, en sonrisas de dientes que ya se han ido para siempre o que yacen bajo metros y metros de tierra esperando otra sonrisa que los desentierre, tiempo de mierda, eres torrente amado que nos hace envejecer en un eje que creemos hacia delante sin saberlo, fluctuamos a tu antojo creyendo dominarte, tratando de hacer reglas nuestras en un juego que es tuyo, olvidar es darte por ganada la partida aunque recordar es aceptar que eres tú quien manda. Morir es volver a empezar y nacer es volver a morir, nadando en tí, tiempo maldito, que obligas a correr a gentes sin prisa, que haces que pensemos en futuro y pasado. Tiempo de los cojones déjame en paz, vete al infierno. No tengo hambre, no tengo sueño, no a esta hora. Tengo ganas y no puedo, no tengo tiempo, porque el Tiempo me tiene a mí. Nos rodeas con matemática precisión, te has colado en mis rincones más íntimos, ¿cuándo fue esa mirada que cruzaste con aquella chica en aquel bar? ¿Qué más da? Podría ser ahora o no haber sido aún o ser siempre o no ser nunca de no ser por ti, Tiempo, que has de hacer pasar ese momento, no pasar tú, que te mantienes quieto en tu trono, observando y calculando los instantes más pequeños, empleados menores de tu imperio. Tiempo, contra tí me rebelé hace tú y dejé de llevar reloj, pero sigo estando bajo tu control, hasta pienso que sabes que un suicida va a suicidarse con antelación a que lo haga. Fíjate que sorpresa si descubriéramos o inventáramos que todo es simultáneo, que cuando hablo contigo por primera vez Colón está justo descubriendo la que luego se llamaría América, joder, Tiempo, serías la primera máquina humana que domina al hombre. No tengo tan claro que te hayamos "inventado" nosotros, creo más bien que tú nos has inventado a nosotros, quizás tú hayas creado a Dios porque el teísmo para tí está pasado de moda, corresponde a otras épocas que ya has hecho pasar.

Una foto, es un regalo que el Tiempo nos hace, para poder quedarnos en ella cuando queramos y un vídeo es una trampa, Tiempo hace pasar el vídeo, pero la foto se queda ahí, quieta, suspendida en el eje, quizás, más que un regalo, sea lo que Tiempo cuelga del eje para controlar mejor cada cosa, una especie de Memento, fotos para recordar lo que ni siquiera el Tiempo sabe.

Tiempo, déjame invitarte a un café y charlemos, debes ser un ser interesante, aunque te odie.

martes, 31 de agosto de 2010

¿Acaso tú lo sabes?

¿Por qué soy tan cobarde si lucho contra la mayoría de mis miedos? ¿Por qué soy tan indeciso si estoy vivo? ¿Por qué me cago mil veces en todo lo que amo y abrillanto todo lo que odio? ¿Por qué me alejo de todo lo que salvo? ¿Por qué encallezco mis manos trabajando en cosas que nunca serán agradecidas y que una vez arregladas me abandonarán? ¿Por qué camino mil pasos solo entre la multitud? ¿Por qué hago comuniones entre mi alma y dos hielos que se pegan en un gin tonic? ¿Por qué escribo estas mierdas? ¿Por qué me hago tantas preguntas sin solución aparente aún a sabiendas de que las soluciones a casi todo están dentro de uno mismo? ¿Por qué el universo es infinito y yo me niego a creerlo? ¿Por qué os quiero tanto y vosotros a mí tan poco y por qué otros me queréis tanto y yo a vosotros tan poco? ¿Por qué vivimos en péndulos y no en líneas rectas? ¿Por qué jugueteo con fuego ansiando quemarme y tengo tan poca esperanza de arder? ¿Por qué parece que va a haber un incendio entre la nieve y sólo prenden mis mejillas? ¿Por qué todo el mundo me comprende pero muy pocos me entienden? ¿Por qué hueles así que no me dejas ni pensar? ¿Por qué a veces soy tan críptico que ni yo se lo que digo? ¿Por qué por qué? ¿Por qué tengo el maquillaje corrido? ¿Por qué somos música en un pentagrama con líneas de más? ¿Por qué todo cambia tan rápido y nos hacemos tan viejos en tan pocas horas? ¿Por qué volveríais a nacer y yo no? ¿Por qué estoy tan alegre en los días más grises? ¿Por qué duelen tanto las heridas antes de ser hechas? ¿Por qué hay cicatrices que no se cierran nunca? ¿Por qué las guerras de antes son ahora las nuestras? ¿Por qué los fantasmas siempre están en nuestra habitación? ¿Por qué si lees esto pensarás algo? ¿Por qué en esta pregunta no pregunto nada? ¿Por qué el aire se empeña en abofetearnos si no hemos hecho nada malo? ¿Por qué el sol puede tocarlo todo? ¿Por qué el mar no llega a todas partes si lloramos sus aguas saladas? ¿Por qué Beethoven compuso sinfonías y no sonrisas? ¿Por qué nos enseñan fechas de guerras y tan poco de amor (como dicen los Cadillacs)? ¿Por qué donde duele inspira? ¿Por qué hay veces que decoras tu habitación y luego quieres arrancarlo todo? ¿Por qué unos días me haces caso y otros días diría que me odias? ¿Por qué el cine no es real y los libros no se salen del papel? ¿Por qué despertamos al soñar? ¿Por qué quiero seguir escribiendo preguntas pero tengo cierto temor a que nadie lea esto? ¿Por qué a tu lado el mundo es un cenicero? ¿Por qué suena esa guitarra y surgen las palabras que hacen la poesía? ¿Por qué el ruido de estas cañerías es a veces la mejor música? ¿Por qué no estallo cuando debo? ¿Por qué no saco el machete de una vez? ¿Por qué esta jerga sin sentido que usamos? ¿Por qué somos tan necios y tan sabios? ¿Por qué yo soy "el Gran Miguelo" si ni siquiera me conocéis? ¿Por qué tantas cosas?

Creo que ustedes, damas y caballeros, y algo de mí mismo, es el por qué.

lunes, 23 de agosto de 2010

Castigo Divino

Abrí la puerta de aquella pastelería y sin mediar palabra le reventé la cabeza al dueño. Los pocos clientes que había salieron corriendo. La cortina roja que había al fondo ahora se corría como se quita una postilla y por esa herida aparecía una rata de unos cuarenta años, gordo, calvo, con los pantalones a medio subir y las dos pistolas apuntándome.

- ¿Te alegras de verme?

No se qué pensaba responder a esa pregunta, pero seguro que ya no se alegra. Mientras se retuerce en el suelo aprovecho para quitarle el arma y rematarlo. ¿Dónde estará la hija del pastelero? Entro en la trastienda y premio, una niña de unos seis años me mira aterrorizada desde las cuerdas que la inmovilizan en la posición que tiene un caballito de madera. Por las cosas que hay en esa trastienda, creo haberme equivocado de lugar y haber entrado en un museo de la inquisición. Desato a la niña, le doy quinientos billetes, le digo que se compre una infancia y salgo de ese horror.

Avanzo unos metros, me quito la máscara, enciendo una barra de incienso en ofrenda a la dama Nicotina, Londres invade mi boca, mi garganta y mis pulmones. Mis pasos se hacen cada vez más pesados, vuelvo a ponerme la máscara y corro. Llego a un callejón, me impulso con un contenedor y salto el muro, al otro lado, desde mi tejado de violinista, tengo la ciudad a mis pies.

Salto al suelo avivando en el vuelo las brasas que penden de mis labios. Tiro el cigarro, me bajo la máscara del todo, cargo la escopeta, entro al bar de enfrente. Toda esa mierda me mira, el camarero no hace preguntas y pone directamente un pequeño vaso de bourbon, su delicioso contenido vibra como el aire mecido por el murmullo de tantas bocas sin dientes. Un codo se acerca a mí:

- Tío, ¿qué haces con esa careta de tolai?

- ¿Y tú con esos trozos de cristal por la cara?

- ¿Qué?

Antes de que hubiera partido el vaso, el camarero ya había ido a por la fregona para la sangre.

- Me refería a esos trozos de cristal.

El antro comenzaba a vaciarse por mi presencia, aquello no me importaba, el camarero es un tipo con una charla agradable, lo que sí me jodía era que aquel pedazo de mierda tratara de escaparse. Fue mi escopeta la que le dijo "Tú no" y sus piernas la obedecieron una vez hechas astillas.

- Hasta luego, Hank.
- Hasta la próxima, Chill.

Me fue muy fácil reunir a aquellos mendigos en la vieja pista de baloncesto, les prometí un trago a cambio de un favor. Ojo por ojo le dije al pedazo de mierda y comenzó a llorar mientras lo desnudaba y lo arrojaba entre aquellos mendigos. Encendí un cigarro a modo de fuegos artificiales y según fueron acabando les fui entregando su néctar de recompensa.

- Ahora tienes el culo como te gusta dejarlo, ¿eh? Espero que tu castigo de Dios sirva de ejemplo para el resto de sotanas. Evitad que los niños se acerquen a vosotros...

miércoles, 11 de agosto de 2010

Nueva tontada videomontajil

He aquí mis última obras de videomontaje absurdo.




domingo, 8 de agosto de 2010

Me quito el sombrero y hasta los pantalones

Ayer fue un día cojonudo y no hay otra palabra para definirlo, todo empieza con dos jóvenes que se conocen casi por azar, mis padres, el flechazo fue instantáneo y he podido oír de boca de ambos en confesiones casi privadas de unos padres a un hijo la siguiente frase: "Me casé muy joven, pero me habría casado con tu madre el mismo día que la conocí" "Con 23 años me casé con tu padre, pero el primer día que hablé con él ya dije sí", esta historia continúa con una madre, la mía, que cierto día de 1989, el 7 de Agosto de ese año más concretamente, me pare como segundo fruto de ese amor, desde ese momento (bueno, desde que soy consciente más bien) recuerdo mis cumpleaños de una forma que ningún niño podría olvidar y presumo orgulloso de ser hijo de quienes soy y de tener el hermano que tengo, en definitiva, mi infancia fue de las más felices que pueda imaginar un niño y a pesar de cumplir años en Agosto, cuando todo el mundo está fuera de la ciudad, el simple hecho de celebrarlo con mis padres y mi hermano era para mí una gran alegría, pasé varios de estos cumpleaños también con mis tíos y mis primos en Loporzano, un pueblito aragonés cerca de Huesca que siempre será la segunda casa de mi infancia, esos cumpleaños también rezumaban magia, pero se echaba de menos a la familia más cercana.

Debo nombrar en esta etapa también a mis amigos del barrio y de Lopor y a los pocos que estaban aquí, también a gente con la que he ido perdiendo contacto por azares de la vida.

Luego llegó en instituto y bueno, las cosas comienzan a cambiar en los cumpleaños, ya importa más el ámbito social que envuelve esa celebración. Recuerdo cumpleaños cambiados de fecha y cosas así, pero lo que más recuerdo era cuando me despertaban mis padres con esa sonrisa que dicen que he heredado de ambos y el "Felicidades gordi" de mi hermano.

De la gente de esos años, poco tengo que decir, son etapas de muchos cambios y de grandes problemas absurdos. Así que gracias a todos los que estuvisteis alguna vez y a los que desde entonces estáis.

Pero lo mejor, como siempre, llega al final, tras grandes cambios en mi vida, golpes duros que cuesta encajar y que dejan cicatrices frescas que aunque se sobrelleven dudo que se cierren algún día, llegaron los años finales de instituto, nuevas gentes y algunas no tan nuevas, la universidad, más gente nueva y algunos no tan nuevos y al final, tras una selección inevitable y natural, os quedasteis vosotros, una mezcla de viejos amigos y nuevos amigos que para mí, independientemente del tiempo que nos conozcamos, sois ya amigos de toda la vida y no imagino grandes momentos si no cuentan con vosotros.

Por todo esto y por haberme hecho y seguir haciéndome siempre el tío más feliz del mundo, por todos, los que compartimos sangre y los que no, los que hemos vivido momentos inolvidables y los que aún tenemos momentos que vivir, los que hemos llorado juntos y los que lloraremos, los que habéis estado siempre ahí y los que tenéis ganas de estar, los que nos hemos reído y los que aún tenemos chistes que contarnos, los que estuvisteis de cuerpo presente y los que no pero ahí estabais, por todos, me quito el sombrero y hasta los pantalones y sigue siendo poco para agradeceros toda una felicidad de 21 años.

viernes, 30 de julio de 2010

Toro perjudicado por Cataluña

Sí amigos, tengo en exclusiva el testimonio escalofriante de un toro perjudicado por ese país cercano a España llamado Catalunya, pero como una imagen vale más que mil palabras y una imagen con palabras aún más, os dejo una foto con el titular de la entrevista al toro que resume perfectamente sus palabras.

jueves, 22 de julio de 2010

Retrato retrete

Me caí de la cama, es deliciosamente difícil mantener el equilibrio en un helicóptero que cae sobre tu habitación derramado desde tu cráneo. Si saltas a tiempo puede que te salves, pero si fallas, prepárate para una noche en el infierno.

- No debí comer esos churros, me han destrozado el estómago.
- Claro, los siete cubatas de antes no tienen nada que ver, ¿no?

Tiro de la anilla del paracaídas, se abre, justo a tiempo, caigo suavemente sobre mi almohada y me dispongo a dormir. De repente una granada explota en mi tripa, me han dado, hijos de puta. He de lanzarme a la batalla. Pongo un pie en el suelo, enderezo mi cuerpo, no puedo, caigo de nuevo, herido. Lanzo de nuevo el pie, enderezo el cuerpo, poso el otro pie rudamente, enciendo la luz de un golpe en el interruptor, dios, mis ojos. Me levanto, amenazo con volcar la estantería, miro las chanclas que quieren morderme los pies, las pateo, trato de volcar el radiador, la mesa, la puerta, para evitar volcarme yo.

Ya en la nueva habitación mi baile funesto continúa, el interruptor merece sufrir, le lanzo un gancho de derecha, un flashazo me ciega momentáneamente, comienza el bombardeo, los primeros gases lacrimógenos se me vienen a la boca. Avanzo, he de llegar a primera línea de combate. Cruzo por la trinchera intentado no caerme a la fosa cercana, un piso hacia abajo es un piso hacia abajo. Miro las reliquias de poder que mi madre guarda para que las visitas las vean, ahora parecen incorruptibles brazos de Santa Teresa, creo que era la Santa pulpo. Me revuelvo aún más, decido tratar de evitar arrastrarme y seguir tambaleándome hacia delante.

Otro interruptor sufre mi cólera de animal herido, más flashazos, ya estoy cerca. Abro una puerta, enciendo otra luz, mi cabeza choca con un cristal. Doy una patada hacia la retaguardia, por si las moscas, la puerta se cierra, estoy atrapado. Me miro en el espejo pero no veo nada mas que un militar agobiado. Me pillaron, una pistola de sudor frío presiona mi nuca, de rodillas al suelo. Ahora si que veo mi retrato, en un charco de vómito que baila con el agua de mi retrete, magnífico lienzo para tan triste figura.

De repente, soy un hombre nuevo, bañado en gotas de frío hielo y del color de la luna, con dos orquídeas rodeando los ojos, con movimiento y ademanes de cadáver, algo parecido a pelo, revuelto y mojado, sólo visto una especie de taparrabos de diseño, voy descalzo, no me importa. Este otro hombre me mira desde el espejo, como esperando que de un mazazo le saque de allí y lo devuelva a su estado normal, para eso, aún tiene que llegar el mañana con un buen cocido materno o un poco de comida mal cocinada por ese hombre que seré.

viernes, 25 de junio de 2010

Azucar Dance

Os presento las últimas tonterías video montajiles que he hecho.





video

miércoles, 23 de junio de 2010

Mitad profesional (borracho), mitad griego

Hace ya tiempo que tenía ganas de hacer esta entrada, pero entre exámenes y gilipolleces de siringas deleznables (por ahí van los tiros), pues se quedó en el tintero.

Hoy he venido a hablar de un hombre que es muchas mitades, es mitad sol y mitad noche, es mitad borracho y mitad alcohólico, mitad griego y mitad romano, mitad del JUMI y de una botella de Vat en la montaña, mitad sureño y mitad Albertucho, mitad rechoncho y mitad amante, mitad maricón y mitad machorro (es hetero), mitad camisa de cuadros y mitad gafas de paster, mitad passer y mitad gorrión, mitad siringa y cuarto y mitad deleznable, mitad carretero y mitad fumador, mitad estudiante y mitad filósofo, mitad vividor y entero poeta, mitad músico y mitad cabaretero (cliente), mitad guitarra y mitad ukelele, mitad nata y mitad montada, mitad vinculador y mitad patadafelador, mitad musulmano y mitad cristián, mitad boxeador y mitad sombra, mitad feliz y mitad alegre, como decía, es muchas mitades, pero todas son cojonudas.

Te quiero Juaner, de una manera no siempre homosexual.

miércoles, 9 de junio de 2010

Nublado

En estos días tristes en los que la lluvia de metal fundido es una constante, en estos tiempos en los que nadie sale a la calle solo por mirar el cielo, en estas guitarras que no entienden de música, en estas ventanas que no saben mirar, en estas palabras que ya no quieren decir nada, en este jardín de las delicias…

Han sembrado mil nubes de cartón, usando sólo arañazos y quizás un par de espuelas. Han cortado la luz, el agua y el gas. ¿Pero cómo han podido tapar el sol?

Saltaste de la prosa al verso y desde allí te escapaste para no volver, curiosa huida la tuya de un sitio donde nunca fuiste presa. Dicen que te han visto por Lima. Sí que llegaste lejos, vaya. Siempre supe que valías mucho, pero nunca quise demostrártelo y ahora mírame, a través de tu espejo o en aquella vieja foto desgastada, mírame y llora. Trata de contar mis canas, intenta memorizar mis arrugas, prueba a secar mis lágrimas con las tuyas. Mercurio y plomo.

Supiste que me iba cuando miraste hacia atrás, pero yo ya me había ido. Dices que viste una estrella fugaz, pero yo aguante hasta que moriste, buscándote allí donde sólo yo podía encontrarte. Me fui de paseo, por primera vez sin el bastón de tu mano, y tuve miedo y pasé vergüenza. Un hombre tan solo y tan perdido, siguiendo un mapa de estrellas. Día y noche.

Un beso, que es en la melodía de tu boca la nota más hermosa y en la mía el recuerdo más amargo. Los meandros de este río, los claros de esta selva, el fuego del napalm, la poesía de Vallejo, las tostadas del hotel, los bailes de aquel joven ya muerto, la risa de las abuelas, las sillas de mimbre, las agujas del sastre, el tic-tac de la máquina del doctor, el tacto de las sábanas frescas, la lechuga recién lavada, las nubes de humo, los escombros, el alzhéimer, todo lo olvidamos y ya no entendemos nada. Cuerdas y madera.

Nunca volvió a saber de aquella muchacha que alegraba sus tardes de verano en el pueblo, si bien nunca la conoció, siempre fue su mejor consejero. No estaba tan triste después de todo. Quizás incluso estaba un poco alegre, aunque no sabía si se debería al vino o a ese sabor dulzón que le bajaba como desde la nuca. En cualquier caso, el suelo de aquel bar le resultaba tremendamente cómodo, no os diré qué canción sonaba, os la tarareo: “Tatatatan tututun ta-ta-ta-tan tatan…” Así se le quedó la vista y se dio cuenta de que no trabajaría nunca más. Cristal y negrura.

¡Su primera palabra! ¡A los trece años! ¿Y qué ha dicho? ¿Qué más da? No sé, tenía curiosidad. El caso es que ha hablado. “Ahora ya está todo emborronado”. No tenía sentido haberlo repetido todo, pero nadie decide cuándo se forman los bucles, cuántos años has de perder y dónde los ganarás. De todas formas, merece la pena, que el río una vez seco, es un laberinto en el que sólo viven cangrejos, que desandan eternamente el camino que hicieron, para no perderse. Quizás buscan el agua que se fue. Amo y odio.

Que plantaron sí, que lo plantaron te digo, pero que sigo sin saber cómo se las apañaron para tapar el sol.

sábado, 5 de junio de 2010

Nuevo ídolo juvenil español

Desde aquí quiero rendir un humilde homenaje a este chatarrero, que cumplió el sueño de cientos de adolescentes fans de los Jonas Brothers y de Hannah Montana durante dos horas.

http://www.elmundo.es/elmundo/2008/08/06/espana/1218038078.html

lunes, 24 de mayo de 2010

A mí me gustan los toros

Ahora, venid a llamarme asesino, insensible, hijo de puta y por supuesto, intolerante.

Sois vosotros quienes estáis deseando que muera alguien de vuestra propia especie y sois vosotros quienes venís a tocarme los cojones y a dar por culo, mientras que yo a vosotros, porque no os gusten los toros, no os digo ni mú (nunca mejor dicho). Decidme también que es que yo patrocino un asesinato cada vez que veo una corrida, no soy yo quien come en el KFC, en el burger o en el mc donald's o en sitios así. ¿La solución es ser vegetariano? Bueno, si tu razón para ser antitaurino es que es un asesinato o un maltrato animal, sí, se vegetariano o contradícete.

Y sí, me gustan los toros, me encanta ver una corrida por la tele o en vivo, y sí, soy de izquierdas, progre y todo lo que tú quieras y sí, reconozco que es una barbarie y todo lo que queráis, pero a mí, por lo que sea, me gusta, y sí, me dió pena que muriera Manolete, que pillaran a José Tomás y que le atravesaran la mandíbula a Julio Aparicio, luego me diréis que es que soy como los romanos con los gladiadores, pero insisto en que aquí los que estáis deseando que muera alguien, sois vosotros.

Así que a mí dejad de joderme y tolerad vosotros un poquito, ostia.

Y gracias a todos los que me pondréis una cruz después de esto, a todos los que me habéis amenazado por decir que me gustan los toros y luego además me habéis llamado intolerante, a todos los que me habéis llamado asesino, a todos los que queréis abolir los toros, a todos los que os creéis más de izquierdas, más modernos o más progres por no gustaros los toros, a todos los que simplemente no os gustan los toros porque es algo en lo que nunca habiáis pensando pero de repente lo habéis visto como una moda, a todos los que miráis mal a la gente que nos gustan los toros, a todos los que lleváis pancartas llamándonos asesinos, a todos los que una corrida os parece un maltrato pero provocarle una infección de hígado a una oca para hacer foie os parece algo maravilloso, a todos los que odiáis los toros pero os flipa que vuestro tío haga una matanza en el pueblo para poneros ciegos de chorizo, a todos los que pensáis que la carne de toro de lidia no se come, a todos los que deseáis la sangre de un torero, os invito a ver una corrida de toros en la plaza para que opinéis conociendo y os digo ya de entrada que me suda los cojones lo que penséis de mí.

Y lo digo una vez más y en mayúsculas:

A MÍ ME GUSTAN LOS TOROS

domingo, 23 de mayo de 2010

El Dios del Cine

Bueno amigos cinéfilos, quiero presentarme hoy, creo que ya he oído demasiadas tonterías como para seguir callado y anónimo, soy el Dios del cine.

Pocos alcanzan a conocerme bien, ni el tío que lleva este blog en el que hoy me hago público, ni vosotros que me leéis ahora, sin embargo todos mentís alguna vez en cosas que no es que me toquen de cerca si no que es que las he hecho yo. A Brandon Lee no lo mató una bala de fogueo, lo maté yo para que el cuervo volviera a la tumba. Fui yo quien hizo que De Niro ganara kilos para estar como un toro salvaje. Yo puse la pistola en el váter para Michael. Yo convencí a Jason para que dejara el hockey. Yo tatué las manos de Robert Mitchum. Yo soy el ladrón de bicicletas y las piernas de Forrest Gump. Soy yo quien se mete la mierda de Tony Montana y el tío al que Marcelus Wallace tiró por la ventana, soy el perfil de Hitchcok y el globo del gran dictador. Soy el aviador que lleva la muerte hacia los talones, el espantapájaros de los chicos del maíz, la banda sonora de la misión, los silbidos del bueno, el feo y el malo, el sol de los lunes, los ojos que le dieron a Tosar, el corte de pelo de Amelie, el ojo de Mike Wazowsky y la alfombra del Nota. Soy la primera pieza del coleccionista de huesos, el matarife de Ze Pequeño o un soldado del BOPE, el coño de Sharon Stone o la matrícula de un día de furia, el rifle de Vasili Zaitsev. Soy el color de la línea más delgada, el púrpura de los ríos o el negro de la milla verde. Soy la mariposa que voló de la escafandra, la pajita de Bardem en mar adentro, el ritmo de Billy Elliot, el sombrero de Powder, la magia de Willow, Elvis a quemarropa o un giro al infierno. Soy el dedo de E.T., las cuchillas de Sweeney Todd, el búho de Merlín y la pajarita de Bitelchús, lo soy todo.

Soy todo el cine, los actores, los personajes, la música, la fotografía, los guiones, los directores, los Oscar, los Goya y los Bafta, los efectos especiales, el 3D, el maquillaje y el vestuario y en mi reino no existe la ficción, porque aquí, en el mundo del cine, cualquier historia es real y posible.

Os invito a entrar en mis aposentos y hacerme el amor, pero os advierto, como ya saben los que han tomado mi mano, que es un amor eterno que va más allá de lo físico y de lo psiquíco.