martes, 19 de agosto de 2008

Soñar, volar...

Todos conocemos el mito de Ícaro, un hombre al que tachaban de loco por intentar un sueño de muchos hombres, volar. El problema fue que su idea era llegar al sol con unas alas hechas de cera y plumas, que según cuentan le permitieron volar algunos metros, hasta que el sol derritió la cera y cayó al vacío muriendo como consecuencia de la caída.

Pues tachadme de loco si queréis, pero yo quiero ser ese hombre y de hecho ahora mismo creo que me parezco bastante, una versión más moderna obviamente, pero el verdadero mensaje que yo extraigo de esa leyenda es el hecho de que hay hombres valientes y hombres cobardes, quizás esté extrapolando el mito, pero pensad que ese hombre murió defendiendo algo en lo que él creía, vale que era un tanto absurdo pensar en llegar al sol con alas de cera, pero eran sus ideales y murió por ellos.

Bueno, el caso es que recientemente me he dado cuenta de que su mito encaja practicamente a la perfección con muchas facetas de la vida, voy a hablar de eso, pero no voy a explicar nada.

Me sentí caer antes de querer volar y como "novato" en estos terrenos que soy elegí probablemente la peor opción para lograr mi objetivo, unas alas de cera con plumas de hormigón, pronto descubrí que el peso de las plumas no me dejaba subir, así que aparté mi sueño de mi vida mientras buscaba otras plumas mejores, las encontré y pensaba que eran buenas aunque fueran de plomo, evidentemente me estampé de igual manera, pero al menos me había acercado un poco más al sol. A la 3º va la vencida, me dije, y sin comerlo ni beberlo me vi embarcado en un nuevo vuelo hacia el mismo destino, esta vez con las plumas más ligeras, dulces y confortables que puedan existir, alcancé el sol está vez, pero no llegué a su núcleo, mis alas se fundieron antes, por fortuna todo lo que se funde se puede volver a fundir y moldear para reconstruir la estructura original o mejorarla, el tiempo hablará al respecto, pero por el momento me encuentro con las alas fundidas y desplumadas, aunque mi objetivo ya es inalcanzable, bueno, supongo que habrá más astros o planetas, quién sabe, de nuevo el tiempo dictará su sentencia inapelable. El mayor problema ahora para un hombre con sueños locos es no poder volar, el sentirse anclado a una cicatriz en las alas y el saber también que cualquier nuevo objetivo de vuelo te llenará y satisfará menos que ese sol al que has intentado llegar varias veces, porque si bien yo nunca alcancé su núcleo, él abarcó todo mi ser y eso es la cicatriz más grande de mis alas y la que más duele, pensar que habías alcanzado tu objetivo y darte cuenta de que no cuando ya habías empezado a soñar con un futuro, por desgracia o por fortuna el futuro siempre es incierto.

La experiencia es un rango y lo que no mata te hace más fuerte,¿no? En ese caso si salgo de esta seré de los hombres más sabios y fuertes del mundo, sólo un consejo, elegid bien a dónde voláis y con qué, pues cuanto más alto llega uno, más dolorosa es la caída y si vuestras alas en vez de fundirse se rompen siempre tendréis un punto débil en esas alas.

Espero que me entiendas...

12 comentarios:

Raquel dijo...

Creo q te he entendido jeje

Sabes lo q creo yo???

Q si este intento te ha salido mal, si no has podido llegar a donde querías no tienes porque renunciar a tus sueños...sólo tienes q cambiar de destino.

MIGUELo dijo...

Por eso espero que haya más astros o planetas...

Raquel dijo...

Los hay, no lo dudes.

MIGUELo dijo...

No lo dudo, es sólo que cuesta creerlo y que realmente me gustaría no tener que buscar más, me sigue gustando el que perseguía y se que no habrá otro mejor. Pero bueno, así son las cosas.

Raquel dijo...

Eso es lo q piensas ahora, espera q pase un tiempo, no te digo q vaya a ser pasado mañana, pero algún día encontrarás otro q te parezca magnífico, el mejor q hayas visto, y entonces solo pensarás en seguir a ese.

MIGUELo dijo...

De nuevo sólo el tiempo puede dictar sentencia.

Cuco dijo...

con alas y sin alas, cualquier sueño se puede perseguir, y cualquier sueño se puede moldear o por que no cambiar... y si resulta q pudieras llegar a volar sin alas?

MIGUELo dijo...

Muchos petardos tenemos que fumarnos para volar sin alas,¿no crees?jaja

Cuco dijo...

puede ser q los petardos sean la solución, y no las alas, jajajaja

MIGUELo dijo...

espero que no, pero dan ganas de alzar el vuelo cuando estoy con vosotros. Gracias.

Loren dijo...

Dicen que el tiempo lo cura todo, sin embargo a veces pienso que hay cosas más fuertes que el tiempo, y se resisten a él, a su efecto saneador... Pero está claro que no es lo mismo fundir que quebrar, y los cuerpos celestes continuan flotando por el espacio esperando al mejor de los hombres que pueda ver su hermosura... Y los aires cambian, siempre cambian de rumbo...

guardiola dijo...

joder Lorenzo eres un poeta.