sábado, 28 de enero de 2012

Cáceres, pueblo fantasma

Vivo en Cáceres, Extremadura, España. Un pueblo de unos 95000 habitantes con pretensiones de ser una ciudad. Sin embargo, estos pretenciosos habitantes quieren vivir en una ciudad que mantenga todas las comodidades de vivir en un pueblo. Así, conformamos una ciudad de catetos quejicas dispuestos a denunciar y quejarse de cualquier cosa que altere su tranquilidad, calma, pasividad y bienestar aparente. Hasta tal punto llega esta sobrehumana capacidad quejico-crítica del cacereño, que tenemos el placer de contar entre nosotros con subnormales de la talla de este hombre que en 2006 decidió denunciar a la vuelta ciclista a su paso por Cáceres por exceso de velocidad (noticia en el Extremadura).

La población de Cáceres está conformada mayoritariamente por personas de 40 años en adelante que viven por y para la tranquilidad, la quietud y la calma y por jóvenes sin más intereses que ponerse hasta el culo y menear el mismo al ritmo de la excelsa música actual que sin duda acompaña e ilustra el pensamiento de estos jóvenes. Teniendo esto en cuenta, no es de extrañar que el WOMAD haya estado a punto de desaparecer tantas veces y es que, como "bien" dicen nuestros mayores: "Ya está bien, que se vayan a tomar por culo estos piojosos con los perros y los tambores", manda huevos. Esos "piojosos" que llenan el Meliá y todos los hoteles de la ciudad y que llegan aquí en su mercedes y luego se disfrazan de perroflauta, dan de comer a mucha gente, mejoran la imagen de Cáceres fuera de la ciudad y le dan algo de vida a este pueblucho, aparte de que cuando tú eras joven estabas en la plaza dándolo todo como hacemos nosotros ahora.

No obstante, la unión de estas dos fuerzas de población genera efectos negativos aún mayores. La oferta cultural cae en picado y así mismo las opciones de ocio. A esos jóvenes no les interesa en absoluto ninguna cultura más allá de la del alcohol, drogas y reguetón on the floor y esos mayores de 40 no están dispuestos bajo ningún concepto a permitir que un concierto o cualquier otra manifestación cultural/ociosa no silenciosa perturbe la tranquilidad de sus hogares. Teniendo esto en cuenta, debe ser fácil para el no cacereño entender por qué en una capital de provincia de cerca de 100000 habitantes están a punto de cerrar el único cine que queda, están cerrando la gran mayoría de los bares no dedicados a la "música" de baile actual, no se puede comprar un disco actual que no esté en el top ten de los 40, no es posible ver teatro independiente, los artistas de cualquier tipo son explotados y han de actuar no sólo sin cobrar si no que a veces incluso tienen que poner dinero de su propio bolsillo para llenar un bar, se llevaron el Extremúsika, los universitarios prefieren pasar los findes en su pueblo antes que aquí y los jóvenes con alguna inquietud se ven obligados a huir de este infierno.

Ahora, mientras escribo esto, está habiendo conciertos en una plaza a escasos 20 metros de mi casa, lo cual a mí me parece cojonudo aunque no tenga especial interés en los grupos que llenarán ese escenario, gustos colores. Sin embargo, estos conciertos han sido el tema central de quejas de mi vecindad durante días. "¡Qué se lo hagan a la alcaldesa en la puerta de su casa!", "¡Ya están aquí los borrachuzos pesaos meándome la puerta!" Se han emitido quejas por todas partes y, según tengo entendido, la imbecilidad ha llegado al punto de mandar una carta al ayuntamiento y todo. Por supuesto, esta gente que se queja posee una moral impecable por la que estos conciertos son una puta mierda infernal y horrible que no debería hacerse, pero por supuesto, si en vez de ser artistas de la escena cacereña sin, de momento, proyección nacional fueran artistas como La Oreja de Van Gogh, Bustamante o la puta madre que los parió, entonces serían los primeros en estar tomándose una cervecita en la plazuela de la Soledad.

Y es que esto irrita porque, esa misma gente que protesta, también se queja de que Cáceres se hunde, pero claro, sus múltiples denuncias y su negación ante cualquier evento que no sea en un espacio cerrado, totalmente acondicionado y cuanto más lejos de su casa mejor, no tienen nada que ver con esta pésima situación que atraviesa nuestro pueblucho.

Le deseo lo mejor a todas esas personas que mantienen su lucha particular para tratar de levantar esta ciudad fantasma, ojalá duren esos establecimientos con buena música, con buenos libros, con exposiciones, con conciertos, con mónologos, con teatrillos, en definitiva, a todo aquel que hace algo por darle vida a este pueblo.

Como conclusión, Cáceres, en efecto, se hunde, se va a la mierda, a tomar por culo, al infierno, se muere. Y aquí estamos, muchos, deseando huir. Amigos, Cáceres lo tiene todo para triunfar, menos la gente.

11 comentarios:

Iósiv dijo...

KHOMO K PUEVLO, EEEENNN? KMO T BEA X LA KAYE T RÉBIENTO!!! DSPUES DE LA JURA DE VANDERA Y LA SUPERMARTXE KIEN S KEGE S X BICIO. BETE A SOMALIA O A CUVA A BER SI AYI AHI 1 PLAZA MALLOR KMO LA NUESTRA, ROJO DE MIEDRA!!VIBA DOÑA ELENA NEBADO! VIBA LS KACEREÑS D TDA LA BIDA!!!!

Saldrac dijo...

Sigo esperando que empieces a movilizar cierto grupo cultural, querido hermano

sara dijo...

Tengo que decirte dos cosas una que yo no me encuentro entre la gente que se va los pueblos todos los fines de semana, me quedo porque estoy enamorada realmente de esta ciudad.
La segunda cosa que te digo amigo mio es que tienes toda la razón, la gente no sabe apreciar la cultura y yo me incluyo por ejemplo en el grupo que no va al cine. Fui al cine el mes pasado y me cobraron una verdadera pasta por ver una película, cosa que veo bien para industria del cine pero yo soy estudiante, mi padre está jubilado y no llegamos prácticamente a fin de mes, por lo tanto no puedo disfrutar de ese lujo que algunos hacen.
En fin pasará lo que tenga que pasar pero otra cosa te digo Miguelo tu no conoces Quintana de la Serena, con ese pueblo si que fliparias.

UN BESOO

MIGUELo dijo...

El problema Sara (y no digo que sea tu caso) es que a la gente le parece caro el cine y deja de ir al cine, pero los cubatas son igual de caros o más y la gente no deja de tomárselos.

Ciudadano modelo cacereño dijo...

Es un gran problema los abuelos quejicas, pero más problema es que los que los que pensamos como tú no hacemos tampoco nada, si unos se quejan y los otros no hacen ni dicen nada, quién gana es lógico. Reivindicar lo nuestro, no cuesta nada. Por ejemplo contra los precios insultantes del cine, teatro o música. Pero bueno, son aspiraciones mayores. Y en cc, bueno, todo lo que se intente hacer estará de puta madre, mientras no te cobren por ello lo apoyaré.

sara dijo...

Totalmente de acuerdo con lo de los cubatas :)

R. García dijo...

Permíteme un consejo. Haz un copia y pega suavizando ciertas expresiones, y mándala a Cartas de los lectores del Periódico Extremadura.

Por cierto, el comentario de los cubatas, muy bueno.

Elperroandalú dijo...

Qué coño, ¡publícala tal cual!

Iósiv dijo...

+1 para Elperro

Anónimo dijo...

Yo metería algún improperio más, amén del siempre recomendable encomio a Franz Kafka.


Dr. Tocomocho

Yuffie dijo...

Señor Miguelo, estoy completamente de acuerdo con usted en lo que ha escrito. Pero tengo que decirle que en Cáceres hay muchas personas preocupadas como yo en la poca cultura que se nos ofrece de manera gratuita o barata. Lo del cine me parece un robo absoluto, igual que algunas de las obras que vienen al gran teatro. Los jóvenes necesitamos actividades para realizar pero también es cierto que si no hay alcohol por medio, la mayoría no va y acaban por fracasar.
Por último, me gustaría que me dijese alguno de esos lugares tan interesantes que nombra.
Un saludo