miércoles, 10 de diciembre de 2008

Hoy no

Esta tarde los poetas despertaron sin palabras, intentaron crear sin vocabulario pero su sonrisa se hallaba presa, sus miradas aún dormían y sus gestos eran efímeros, estaban encerrados en su propia crisálida y dudo mucho que fueran a salir de allí hechos mariposas de colores.

Todo había ardido, las cenizas habían volado, no quedaba nada ya del baile arcano y pagano de aquellas musas que, por esa noche, se encarnaron en voluptuosas féminas con prendas vaporosas, terrenales pero fugaces como la vida que se escapa en suspiros de un sin aliento.

¿Quizás miedo? Quizás miedo.

Pensó por un segundo que se alzaría con la victoria tras asegurar la retaguardia, pero la estocada final le llegó bien por delante, su propio hijo le apuñalaba a bocajarro, abrazándole en una presa sin fin, en una danza inamovible que Cronos ha guardado entre sus crónicas.

¿Será tristeza? Será tristeza.

Si quieres pensar que algún día bajará desde allí arriba montado en un carro de fuego, adelante, pero luego no te quejes cuando te llamen necio y te acusen de inmaduro. Es cuestión de adaptación, sería bonito creer en algo, pero eso no está hecho para mí.

¿Hay dolor? Hay dolor.

No sé qué decirte, llevo ya bastante tiempo sin escribir, empiezo a creer que he ofendido a alguna musa. Sí, también llevo bastante tiempo sin sentir el calor de una mujer, pero seguro que el amor llegará maduro como fruta de estío, más vale esperar. Voy a sangrar escrituras.

¿Hay dolor? Hay dolor. ¿Será tristeza? Será tristeza. ¿Quizás miedo? Quizás miedo. ¿Cuándo pasará? Cuando le corresponda, pero hoy no.

2 comentarios:

Mara dijo...

Por Dios, Miguelón, ¿qué tienes en esa cabeza asombrosa de vikingo? (Hace mucho, cuando Manuel tenía tres años, le pregunté lo mismo y me respondió:"Los testículos".)

Celtika dijo...

Me gusssssshta!!! Joer qué bien has escrito siempre, y mucho!!