domingo, 21 de diciembre de 2008

Óptica



¿Por qué cuando todo brilla siempre algo lo oculta? ¿Por qué cuando todo parece tan real siempre hay un pellizco que nos hace despertar? ¿Siempre se pincha la burbuja? ¿De la chistera sale siempre la paloma? ¿El calor de ese abrazo es algo más que el mero contacto? ¿Cuánto y qué podemos ver? ¿Vemos lo mismo?

Supongo que la mayoría de preguntas que pudiera plantear no tendrían respuesta, al menos no una que nos complaciera a más de quince personas, es ahí donde actúa la óptica propia de cada uno, no ya sólo la óptica que atañe a la vista, si no también la óptica mental. Esto no es más que un preámbulo a las entrañas de mis nervios ópticos.

Me atrevo a comparar lo que mi cerebro recibe de mis ojos con el cuadro de ahí arriba, lleno de mierda, una mirada triste, cansada, envejecida, de cejas alzadas ante el asombro de tantas y tantas cosas... Y sin embargo, al igual que se conserva el cuadro, yo sigo conservando una esperanza quizás vana de que el mundo rote mejor. Y es que, asumásmolo, el ser humano es un cabronazo hasta con los de su propia especie y que tire la primera piedra el primero que no lo haya sido alguna vez en la vida. Pero de repente se ven cosas maravillosas que hacen que las pupilas se dilaten en un intento de absorber esa imagen más aún, de introducirla a través del globo ocular y hacerla llegar al cerebro a través de tuberías de nervios, a veces creo que sólo esas cerillas iluminan un pozo que muy pocos vemos.

2 comentarios:

Cuco dijo...

el ser humano es el peor enemigo del ser humano. el efecto de la óptica puede llegar a distorsionar mucho la realidad, aunque al final llegaríamos al punto q siempre llegamos en nuestras conversaciones filosóficas: ¿qué es la realidad?

aNiTa dijo...

Estoy de acuerdo con samuel...!! ademas como ya dijo Hobbes, "el hombre es malo por naturaleza"...!!

Sigue escribiendo cosas como estas pi!!eres un artistaa de los pies a la barba... jaja ^^
Oiss al final nu es tan soso mi comentario...!!
un beSo =)