domingo, 6 de febrero de 2011

Febrero

El trozo de mierda salpicó más de un culo al caer. Ya no sabemos como huir y realmente no sé si podemos. Cada uno tenemos un laberinto con Minotauro incluido, cada uno sigue el cordel a su manera: él se para en cada cruce y se pierde, liando el cordel, haciéndolo inservible, a veces creo que quiere perderse allí para siempre, pero luego es la mejor plañidera; ella o mejor dicho ellas o quizás algunas y otras no o yo que sé si nadie sabe, siguen el cordel a su ritmo y cortan y unen a su antojo, sabedoras de que el Minotauro caerá a sus pies sin complicaciones, ansioso como está, dominado por su parte de toro, parece que les gusta, pero luego también son buenas plañideras que acaban cayendo en el juego del semihumano; tú simplemente pasas por allí, de un modo casi turístico, abriendo mucho la boca ante las maravillosas desgracias que el laberinto te ofrece y sacando alguna foto ocasional y yo sigo el cordel meticulosamente, sin prisa pero sin pausa, deshaciendo enredos que me impiden avanzar tranquilo, sin prestar demasiada atención a lo que ocurre en los pasillos, pero siendo inevitablemente arañado por sus habitantes.

Soy un guerrero de causas que sólo a mí me importan, si mi trozo de mundo no gira, hay que seguir sacando mierda, pico y pala. Luego no se luchar bien por mí mismo. Complejo de herramienta otra vez, una vez más. Perder el interés y dejarse vencer por la apatía, que intenten desfibrilarte y no reaccionar al calambre. Yo sigo en mi burbuja, asomándome al balcón para ver las estrellas sin telescopio y luego tirarme en la hierba, pero no me dejan.

Febrero, maldito febrero. He aprendido a odiarte según has ido repitiéndote en mi vida. Siempre traes la tormenta, el rayo, el fuego y eres un mes de invierno frío, solitario y oscuro, que te jodan.

5 comentarios:

Prometeo dijo...

El frío que siente frente al calor fingido. No te vayas a meter en falsas primaveras, a ver si vas a encontrarte en el laberinto y pierde la gracia, por decir algo, que pudiera tener...

brokentoy © dijo...

Aún faltan unos cuántos días para que se acabe el jodido febrero. Ten paciencia.
Besos desde Escocia. A ver si te animas a venir por estas tierras vikingas de frío glacial! (al menos ya no hay temporales de nieve e hielo cada día, sólo lluvia a mares!)

MIGUELo dijo...

Déjate de falsas primaveras, que soy alérgico, ya tengo bastante con la de verdad.

¡Que ilusión que me comentes desde Scotland!

Elperroandalú dijo...

Mira que no soy partidario de la fiesta nacional, pero el Minotauro que vive en cada uno de nuestros laberintos se merece una puntilla.
Y Febrero no parece un mes para tomarse en serio, el carnaval me da la razón.

García dijo...

Un mes sin publicar. Mi arma, vuerve!