martes, 25 de marzo de 2008

¿Para qué poner título a una conversación?

A veces la imaginación se desata, supongo que será por eso que me gustan las películas y las novelas pre, post y apocalípticas, me gusta tratar de imaginarme cómo me sentiría yo siendo el protagonista de esas películas o novelas, me encanta ese agobio, esa soledad, esa desesperación ante lo que parece imposible, ese afán de supervivencia cuando quizás ya esté todo perdido, el lado bueno también está ahí, tiempo libre, todo a tu alcance, tú eres la ley, en fin, minucias al lado de lo que supone un apocalipsis, pero hay que ampararse en algo para aguantar y eso me parece una buena opción.

Me fascina la agilización de la mente en los protagonistas de esas novelas, pero está claro que es una forma de evolución intrínseca en el ser humano, un resorte que se dispara en casos extremos, es cuestión de evolucionar o morir, una evolución rápida, como diría un viejo amigo. Al fin y al cabo parece que toda la historia se rigió así, el más fuerte sobrevive, ahí estuvieron los dinosaurios hasta su apocalipsis propio, aquí estamos nosotros hasta el nuestro. Me pregunto si algún dinosaurio sobrevivió a aquel apocalipsis, supongo que sí, de hecho es probable que algún biólogo o algún arqueólogo pueda afirmarlo y casi probarlo. Me pregunto también qué vendrá después de nosotros, ¿nuevos animales gigantescos, otra raza de humanos, plantas, cucarachas?, quién sabe.

Siempre he tratado de imaginar cómo sería el fin de la humanidad. Recuerdo abundantes charlas entre amigos, algunas teorías parecerían hoy absurdas, pero es que las cosas han cambiado mucho, cuando uno ha vivido ya tanto, comienza a preguntarse si de verdad merece la pena; no hay mayor apocalipsis para uno mismo que ese, el plantearse el valor de lo vivido a estas alturas.

Es curioso cómo hasta hoy la propia naturaleza se ha encargado de escarmentar a sus jinetes del apocalipsis (los humanos): glaciaciones, inundaciones, erupciones volcánicas, terremotos, tsunamis... Y sin embargo a nosotros nos solía dar igual, era una de las teorías más aceptada, el apocalipsis llegaría de la mano del cambio climático. ¡Je!, si todos aquellos ecologistas barbudos con sus camisas de cuadros pudieran ver esto...

Siempre hemos sido una raza avocada al exterminio, hemos exterminado a todo tipo de razas, unas hasta la extinción, otras tuvieron más suerte, quizás las bombas atómicas fueran un regalo de Dios y no un descubrimiento, a lo mejor Dios quiso enmendar el error que cometió al crearnos y pensó que la mejor forma de borrarnos sería que lo hiciéramos nosotros mismos y bueno, la verdad es que estuvo cerca, un par de días más y este planeta habría volado por los aires, y yo con él, pero no tuve esa suerte, ahora, después de 30 largos años sin encontrar a un solo superviviente sólo me queda esperar, ojalá la evolución ponga de nuevo las cosas en su sitio, aunque me remuerde algo, el pensar que quizá haya alguien más como yo, lamentándose de esta situación, desesperado por no poder hacer nada para revertir todo lo que ha pasado y sintiéndose tan solo como yo. ¡Maldita soledad! Es difícil mantenerse cuerdo, de hecho aquí estoy, delante de un ordenador escribiendo esto aún a sabiendas de que nadie lo leerá nunca, a pesar de que la pantalla no puede entender lo que significa para mí escribir esto, es la primera conversación que mantengo en 30 años con alguien distinto de mi reflejo. Ahora mismo esta pantalla es mi mejor amiga, mi única amiga.

Ya ha llegado mi momento, todos nacemos para algo, yo nací para esto, ojalá alguien me hubiera dicho que yo sería el protagonista de una de esas novelas que tanto me gustaban, me habría suicidado.

5 comentarios:

Cuco dijo...

interesante artículo. en verdad estamos destinados a la extinción, al igual que los dinosaurios gobernaron la tierra y desaparecieron, nosotros lo haremos y vendra otra especie, posiblemente será LA CUCARACHA jajaja

guardiola dijo...

Ten cuidado, no estas solo. Hay Yetis ahi fuera.

Rafiki dijo...

soy un tio optimista y no creo en la extincion humana...
Fijaos que los dinosaurios estuvieron mucho mas tiempo que nosotros en la tierra y mirad para lo breve que ha sido nuestra existencia en comparación todo lo que hemos conseguido:

Hemos inventado la television, hemos llegado a la luna, hemos creado la coca cola, y la gasolina sin plomo, el chiki chiki y bob esponja.

No, no somos una especie abocada al apocalipsis ni al genocidio, es verdad que la naturaleza puede ser inmisericorde y aniquilarnos y aun asi creo totalmente en la supervivencia de un pequeño y nutrido grupo de humanos para reabastecer a la especie.

No va a haber matrix ni dia del juicio final, eso lo dejo para los contertulios de iker jimenez y cuarto milenio, que por otra parte mitigan nuestra sed de una era apocalyptica a parte de las peliculas de mad max

-TuRKo- dijo...

ke wapo lo de rafriki
ke inventasems a bob esponja...
es lo mas de lo mejor de la humanidad..
jajajaj
y nada m voy ...
a2

Zimmerman dijo...

Todo el mundo sabe que los parasitos tienen un biosistema mucho mas evolucionado que el humano. Existen hordas de piojos que viven en ojetes de monos y aun asi son extremadamnete felices. Lo se porque he podido hablar con una pareja de piojos homosexuales que me contó en profundidad como es la vida en ese aberno oscuro y pestilente.
Crearon ciertos niveles de comunicacion basados en ultrasonidos que trasladados a las hondas hertzianas podian ser parecedos a esto: "dont be cruel dont be cruel"
Respiran unicamente 2 veces al mes, el resto del tiempo lo gastan en berbenas de barrio (alli denominadas strofers) y en jugar al tetris en bares (trokos)de tres al cuarto.
Son seres audaces capaz de montar el castillo de greyskoll en 3, 2 segundos.
SERES SUPERIORES